top of page

Bipedestación – Importancia de estar de pie.

El desarrollo de la capacidad de levantarse no solo es esencial para la marcha, si o también para la conducta independiente en otras actividades del ser humano, no obstante el hecho de levantarse, requiere la capacidad de extender las articulaciones de los miembros inferiores, sobre una base de soporte fija que son los pies para permitirle estar de pie sin la ayuda de otros recursos, el objetivo de esto es conseguir una posición erecta y vertical lo más activa posible o la menor sujeción necesaria.
 

En la evolución del humano, la posición erecta es uno de los eventos más sorprendentes y complejos que se han dado, dada la reconstrucción tan radical de la anatomía: la relación del cráneo con la columna vertebral, el aumento relativo de las vértebras lumbares, el aumento de los glúteos que estabilizan la pelvis, los cambios en la orientación de las rodillas, la dinámica de los pies. Con todos estos cambios se produjo un modelo de marcha, la marcha bípeda.
 

Entendiendo esto podemos decir que estamos diseñados para estar en posición vertical, y nuestros órganos y toda nuestra homeostasis general se basa en la verticalidad, por tanto, verticalidad es un objetivo a perseguir en cualquier paciente, con las limitaciones específicas de cada caso. En este sentido hay grandes beneficios fisiológicos relacionados con la carga y la verticalidad, como el metabolismo de la resorción ósea, la activación vascular y cardíaca, el aumento de la saturación en sangre, la autorregulación del ritmo cardíaco, la facilitación peristáltica, y muchos otros procesos que, en una postura estática mantenida y sin disociación escapular y pélvica perdemos.

Caminar en el parque
Campo de flor púrpura

Caminar: Beneficios y recomendaciones 

Está demostrado que las personas activas gozan de una mejor calidad de vida, presentan mayor vigor, más resistencia a las enfermedades, mantienen su figura, tienen más confianza en sí mismas, menor tendencia a las depresiones, inclusive, suelen seguir trabajando vigorosamente en edades avanzadas.

Casi todas las personas, independientemente de la edad, valoran la capacidad de desempeñarse con la mayor autonomía posible en la vida cotidiana.(C. Kisner) En personas de edad avanzada o con enfermedades crónicas presentaran un deterioro fisiológico. Por eso se debe buscar una modalidad de entrenamiento o actividad física que minimice esta pérdida de capacidad. 

Para una persona inactiva físicamente cualquier estimulo va a mejorar su capacidad funcional aeróbica glucolítica y de fuerza.(J. L. Chicharro)

El ejercicio más natural del ser humano es "caminar". Una simple caminata corta de 20 minutos diarios, realizada correctamente creara sensaciones de vigor y armonía. Esto se verá reflejado a nivel sistémico en:

  • Fortalecimiento de los músculos de la respiración, reduciendo la resistencia del aire y facilitando la entrada y salida rápida de aire de los pulmones.

  • Mejoran la fuerza y ​​eficiencia de los impulsos del corazón, lo que permite el envío de mayor cantidad de sangre en cada latido.

  • Mejoran la capacidad para transportar oxígeno a los pulmones, estos al corazón y de ahí a todas las partes del cuerpo

  • Tonifican los músculos de todo el cuerpo, mejoran la circulación general y reduciendo el trabajo impuesto al corazón.

Cualquier actividad física por poco intensa que sea siempre deben favorecerse en la medida de lo posible con una calidad del sueño y una adecuada nutrición 

R., M. (1998). El ejercicio y la salud, "La Caminata", beneficios y recomendaciones. Rev. costarricenses. salud pública, pp.65-72

Carolyne, K. (2012). Ejercicio terapeutico: fundamentos y tecnicas. Buenos aires Argentina: Médica Panamericana.

Chicharro, J. L. (2008). Fisiologia Clinica del Ejercicio . Buuenos Aires, Arg: Medica Panamericana

bottom of page